Denuncian desde Andalucía “actitudes indignas, serviles y vergonzantes de los diversos Gobiernos de la Democracia cuando del Sahara Occidental se trata”

Sevilla (Andalucía), 26 de febrero de 2020- Varias asociaciones de Andalucía  han hecho público un contundente comunicado denunciando que el Gobierno de Pedro Sánchez  “se pliega rápidamente a las exigencias marroquíes, sin molestarle que sea una clara intromisión en asuntos internos del Estado de España”.

Comunicado

Las asociaciones del movimiento prosaharaui andaluz abajo firmantes, hacen público el siguiente comunicado:

El amplio e histórico movimiento de apoyo al Pueblo Saharaui español tiene, desgraciadamente, larga experiencia respecto de las actitudes indignas, serviles y vergonzantes de los diversos Gobiernos de la Democracia cuando del Sahara Occidental se trata. Cualquier gesto a favor de la justa y legítima Causa Saharaui, aún proveniente de un error, desata el enfado del vecino marroquí, y a las autoridades españolas se le congela el gesto. Es triste ver cómo gobiernos democráticos se pliegan ante las manipulaciones de un sátrapa, como es Mohamed VI; en vez de realizar una política hacia el país vecino que contribuya al desarrollo democrático y al bienestar del pueblo marroquí.

Recientemente, desde estas mismas asociaciones denunciábamos la vergonzante actuación del Gobierno del Estado español en funciones en relación con la infundada alerta de seguridad, tratando de hacer el juego a Marruecos en su intento de desactivar los viajes de familias españolas a visitar a sus niños y niñas saharauis y de representantes políticos y de la sociedad civil al Congreso del Frente Polisario. Toda una vergüenza, que ha quedado sin el castigo democrático que merecía. Ahí siguen Josep Borrell y Margarita Robles en sus respectivos cargos, sin preocuparse en absoluto por la mancha que supone haber tratado de desmontar una causa justa por miedo de sus intereses en pro de un tirano y su dictatorial régimen, generando una brecha real de inseguridad y de desconfianza entre la ciudadanía y sus representantes.

¿Pero tendrá nuestra sociedad que presenciar el paso de nuevas líneas rojas como lo ocurrido en el seno del Gobierno de Coalición, autodefinido como de progreso? Tremendo parece que la Ministra de Asuntos Exteriores. Arancha González Laya, se destaque en la obediencia al enfadado régimen marroquí, debido a la reunión que mantuvo el secretario de estado Nacho Álvarez con la Ministra saharaui de Asuntos Sociales, Suilma Beiruk, y vuelva a comportarse, como ya lo hicieron en su día su predecesor Borrell y la Ministra Robles. Porque lo que es claramente deleznable es que se obligue a un Secretario de Estado a que rectifique en la forma en que se ha obligado a hacerlo. Otra vez el Gobierno se pliega rápidamente a las exigencias marroquíes, sin molestarle que sea una clara intromisión en asuntos internos de nuestro país, lo que supone una actitud inadmisible y vergonzante para la sociedad española.

Pero el asunto fue a más, y el Vicepresidente del Gobierno asumió el sometimiento de la Ministra de Exteriores, hacia las exigencias del régimen marroquí, socavando sin duda la confianza de los colectivos de apoyo al Pueblo Saharaui hacia el Gobierno de Coalición. Ese Pueblo Saharaui que, en su reciente Congreso celebrado en Tifariti, expresaba su máxima confianza en el nuevo gobierno de coalición, confianza basada en la presencia en el mismo de unas siglas que se habían mantenido fieles en la defensa de la causa saharaui.

No sabemos qué oscuras razones económicas, de supuesto apoyo en la lucha contra el terrorismo, o de contención de la inmigración y otras, hacen que el sometimiento de España sea la actitud normal frente a comportamiento prepotente, intransigente y arrogante del gobierno marroquí, que se permite el lujo de influir en la política exterior Española en el caso del Pueblo Saharaui, y de incluso asesinar a ciudadanos españoles en el Aaiún ocupado. Es curioso como todos los oídos presto a atender las demandas de un régimen dictatorial y cruento se vuelven sordos cuando los propios agricultores españoles están clamando contra la venta de productos ilegalmente obtenidos en el Sahara Occidental.

El Movimiento de Apoyo al Pueblo Saharaui quiere pensar que esta actuación de sometimiento a los intereses y al dictado del Ministro de Exteriores marroquí es fruto de la inexperiencia del nuevo Gobierno de coalición y que esta actitud no será la misma en el futuro, dada la trayectoria de respeto a los Derechos Humanos de las organizaciones que forman dicho Gobierno.

Es importante que alguien con sentido común rompa una lanza para promover una verdadera democracia para nuestro vecino Marruecos, que deje fuera de lugar la política de chantajes y manipulaciones, y que permita concluir de facto el proceso de descolonización del Sahara Occidental promovido por Naciones Unidas.

Todo un pueblo, nuestro hermano pueblo saharaui, vive entre el insufrible exilio junto a Tinduf y la insoportable masacre marroquí en su propia tierra. Esperamos que las organizaciones que conforman el Gobierno, PSOE y UP, no sean capaces de aceptar la complicidad con la traición a la justa causa del Pueblo Saharaui que ha supuesto esta última actuación del secretario de estado, de la ministra de exteriores, y del vicepresidente. Esperamos que ambas organizaciones se rebelen ante el trágala marroquí, y que demuestren a ese pueblo noble, y de paso a las Asociaciones firmantes, que la dignidad y la coherencia con las posiciones defendidas no están reñidas con estar en el gobierno.

Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla

Asociación Amal Esperanza de El Puerto de Santa María

Asociación Sahara Libre de Rota

Asociación Alsayf de Puerto Real

Asociación Granadina de Amistad con la RASD

Asociación Sahara acción de Granada

Grupo Jaima de Córdoba

(SPS)

Secured By miniOrange