El anuncio de Trump “perjudica la reputación de los EE.UU, afirma analista estadunidense

WASHINGTON-,18 de diciembre de 2020 -. El  profesor de política de la Universidad de San Francisco ,Stephen Zunes, , cree que el anuncio del presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre el reconocimiento de la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental  podría “dañar la reputación de los Estados Unidos” y pondría al presidente electo Joe Biden “en un dilema”.

El reconocimiento por parte de Trump de la supuesta soberanía de un Estado africano (Marruecos) sobre el Sáhara Occidental (otro Estado africano) “no sólo perjudica la reputación de los Estados Unidos en el continente africano, sino que también alienta a otros países a creer que pueden salirse con la suya en la expansión territorial”, escribe Stephen Zunes, en un análisis publicado por el Washington Post en su edición digital del 15 de diciembre, bajo el título “El acuerdo de Trump sobre la anexión de Marruecos al Sáhara Occidental corre el riesgo de agravar los conflictos en todo el mundo”.

Sin embargo, el autor también cree que el reconocimiento por parte de Trump de la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental “también pondría al presidente electo Joe Biden en un dilema cuando asuma la Casa Blanca el mes próximo”.

A este respecto subrayó  que si el próximo presidente pudiera cancelar el reconocimiento por parte de los Estados Unidos de la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental “de un plumazo”, el régimen marroquí podría, como reacción, renunciar a la normalización de las relaciones con Israel.

Así, continúa el analista estadounidense, el Presidente Biden se encontraría “bajo una considerable presión para no socavar lo que muchos consideran un importante paso adelante”.

Citando la posición de algunos miembros influyentes de la clase política estadounidense, el reportero del Washington Post dijo que incluso poderosos miembros “pro-israelíes” del Congreso han expresado su preocupación por la declaración de Trump, al igual que el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Eliot L. Engel, quien señaló que la decisión de Trump “trastorna un proceso creíble e internacional de las Naciones Unidas”.

Al igual que el senador Jim Inhofe, presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado de EE.UU, quien dijo estar “triste por el hecho de que los derechos del pueblo saharaui han sido comercializados”, calificando la declaración de Trump de “chocante y profundamente decepcionante”.

Tras una breve visión histórica de la cuestión del Sáhara Occidental y del proceso de la ONU para resolver el conflicto, Stephen Zunes señala en su artículo que las violaciones de los derechos humanos (tortura, violencia, detención sin juicio y ejecuciones extrajudiciales…) cometidas por las fuerzas de ocupación marroquíes contra activistas saharauis pacíficos están documentadas por ONG de renombre como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos.

Cita, a este respecto, a la ONG americana Freedom House, que ha clasificado el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos como uno de los “peores de los peores” en lo que respecta a la supresión de los derechos políticos y las libertades civiles, y añade que “a los periodistas extranjeros y a las delegaciones internacionales se les niega regularmente la entrada a los territorios ocupados del Sáhara Occidental o se les mantiene bajo “estricta vigilancia””.

Al referirse a la condición jurídica del Sáhara Occidental como territorio no autónomo, Stephen Zunes destacó la necesidad de un referéndum de autodeterminación supervisado internacionalmente “siempre que el referéndum ofrezca la independencia como opción al pueblo saharaui”. Sin embargo, “Marruecos y ahora, los Estados Unidos han descartado categóricamente esta opción”, dijo.

El autor recuerda a continuación que desde que el Frente POLISARIO  proclamó la creación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en 1976, 84 países han reconocido al Sáhara Occidental como Estado independiente, afirmando que la RASD “sigue siendo un Estado miembro de pleno derecho de la Unión Africana”, cuya Carta prohíbe las modificaciones unilaterales de las fronteras heredadas del período colonial.

Por último, el autor concluye su artículo subrayando que “la inadmisibilidad para cualquier país de extender su territorio por la fuerza es un principio de derecho internacional de larga data”, considerando que la normalización de las relaciones entre Israel y los Estados árabes “no puede lograrse a costa de poner en tela de juicio un principio jurídico internacional tan fundamental”.

Stephen Zunes es profesor de política en la Universidad de San Francisco y coautor, junto con Jacob Mundy, de  Sahara Occidental”: Guerra, nacionalismo y conflicto no resuelto”. SPS