La delegación saharaui alerta sobre el “ansia expansionista” marroquí

PAMPLONA – Una representación de la nueva Delegación Saharaui para Navarra acudió ayer a una sesión de trabajo en el Parlamento foral para exponer la actual situación en los campamentos de refugiados, el Sáhara ocupado y las zonas liberadas, así como a explicar los acontecimientos que se están sucediendo respecto a las políticas internacionales sobre el Sáhara. En este sentido, el delegado saharaui en la Comunidad Foral, Lehbib Breika, alertó sobre el “ansia expansionista” de Marruecos, en el que enmarcó el reciente cierre de la ventanilla consular en El Aaiún ocupado (Sáhara Occidental) y las pretensiones del país magrebí de anexionarse a aguas canarias en su nueva delimitación de fronteras.

“Marruecos siempre ha tenido ansias expansionistas y lo ha demostrado muchas veces, por eso hay que pararlo, nosotros lo hicimos durante 16 años”, recordó Breika, que mostró su agradecimiento al parlamento y “a toda la sociedad navarra que siempre ha sido muy solidaria con nosotros. El delegado alertó de las reivindicaciones de Marruecos –que en el pasado ya reivindicó Mauritania y atacó a Argelia, además de ocupar el Sáhara Occidental–, y que ahora a puesto sus pretensiones sobre las aguas españolas en Canarias. “Marruecos está apretando y dentro de esa estrategia está el cierre de la Casa de España en El Aaiún y ahora hay 12.000 saharauis con nacionalidad española que se ven afectados”, apunta. En concreto, el Ministerio de Exteriores ha cerrado la ventanilla consular en el Sáhara occidental lo que obliga a los saharauis con nacionalidad española a acudir a Rabat, a 1.165 kilómetros, para la realización de cualquier trámite.

REALIDAD SAHARAUI En cuanto a la situación en las diferentes zonas en las que están viviendo los saharauis, Breika relató que en los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia) “todo depende de la ayuda internacional”. “Navarra siempre ha ayudado al pueblo saharaui, pero en nuestra situación siempre hay necesidad y hay que intentar que la solidaridad se multiplique tanto a nivel político como a nivel material”, señaló.

En cuanto a los territorios del Sáhara Occidental, recordó que en las zonas liberadas las controla el Frente Polisario tras la guerra librada con Marruecos y ahora se asientan militares y población civil. Pero donde la situación es más crítica es en las zonas ocupadas: “Hay mucha represión lo puede atestiguar Amnistia Internacional y también hay muchos presos políticos”. En concreto, recordó a los saharauis encarcelados tras las protestas de Gdeim Izik, condenados a entre dos años de cárcel y cadena perpetua por protestar en 2010 por las malas condiciones políticas y sociales de los saharauis y por la ocupación marroquí.

Por último, el delegado recordó que la cuestión del Sáhara Occidental “fue un tema de descolonización y sigue siéndolo, y debería acabar con un referéndum de autodeterminación que todavía no se ha celebrado”. “La ONU ya implantó un plan de paz que incluía el referéndum para 1992 pero las obstrucciones de Marruecos han hecho que no se celebre. Los marroquíes tienen a Francia en el Consejo de Seguridad de la ONU que siempre votan a su favor y nosotros no tenemos a nadie.(SPS)